Lea La Advertencia Legal y las Condiciones de Uso antes de la lectura del sitio.

sens-de-la-vie.com le permite verificar el nivel de confiabilidad de las informaciones que usted leerá colocando la flecha de su ratón sobre uno de estos símbolos que están al principio de cada página, para conocer su significado, y también invitándolo a verificar por sí mismo las fuentes que están siempre indicadas en los textos, o en los links. Está invitado a reflexionar, sin que le sea demandado creerlo.

La mirada justa que es fruto de una experiencia directa.Fruto de una deducción lógica.Información de fuente probablemente segura. La confiabilidad de la o las fuentes no puede ser garantizada.



| Presentación general | Un desafío simple | Los objetivos del sitio | Los Pueblos de Vida |
| Luche contra los prejuicios de la desinformación | El error fundamental de su civilización | La Verdad interdicta sobre el mito del Progreso |
| El Nuevo Orden Mundial | Hacia una sociedad psico-tele comandada | Som Nana ! | Los "Serfs-Veaux" |
| Sexo y Sociedad |Alimentación |Restaurar la Armonia | El Respeto |
| Las Libelulas |Arboles sagrados | Los Animales || Las Energías de Vida
|
   | Edad de Oro | La enseñanza de las dos grandes serpientes
|

 

Los Animales

Nuestros Hermanos Sagrados

Y un modo de Vida totalmente otro.

  SENS-DE-LA-VIE.com

wEnglish version & version française w

Hypatia, un sitio que restablece los líos de aparentad entre todas cosas. (Ampéwi Nunpa)
Desde el 18 de noviembre 2001, usted es la visita de sens-de-la-vie.com.
FastCounter by bCentral

La mirada justa que es fruto de una experiencia directa.

Qué seria el bosque sin los animales ?

Animales y hechos, extraordinarios.

Los peligros objetivos de la naturaleza.w

Dos criaturas rarísimas !

La enseñanza de la Naturaleza.

La caza: un modo de vida alternativo y enriquecedor.

El hombre no es más evolucionado que el animal.

Los animales son gente.

Todo es consciente: saquemos las conclusiones.

( Si algunas imágenes parecen faltar no es así : haga « refresh ». Algunas son sonorizadas cuando se pasa el ratón encima. Os toca descubrirlas)!

Para parar el ruido de fondo : haced clic sobre el cuadradito del “player” debajo de esta pagina.

Libere su espíritu del acondicionamiento de todos los poderes.

Le corps élancé, le port de tête élevé, et ses bois grêles indiquent au chasseur que ce brocard est âgé de trois ans.  

I - Qué sería la Selva sin los Animales ?

 

wEn Europa el alma de la selva es aquel duende llamado el corzo. Aunque el corzo no esté enfeudado sólo al selva – y a que se adaptó a los hombres, y en adelante vive a veces en la llanura, en los grandes cultivos – sin embargo es el animal que da más vida a esta. Primero, porque suele abundar ; secundo, porque sus hábitos lo vuelven más fácil de ver en pleno día que su gran primo el ciervo , o bien el jabalí, tan furtivo ; y finalmente, porque – siempre alerta - él ladra a los intrusos ronca y ruidosamente, lo que no deja de sorprender a los paseantes ciudadanos ! Además, es muy territorial, lo que permite volver a encontrarlo fácilmente ,aun cuando haya sido visto una sola vez. Del mismo modo que el ciervo, escoda, es decir que frota su cornamenta preferentemente contra unas ramas flexibles y elásticas, para deshacerse de su velludillo – a partir de marzo para los mayores y hasta junio para los corzos de un año- lo que indica su presencia desde lejos por la agitación de los follajes, o más adelante por las huertas de descortezamiento de los troncos, los que un cazador sabe interpretar.

A pesar de su dimensión reducida, el trofeo del corzo suscita la pasión y el síndrome de « buck fever » aquel temblor irreprimible en el momento del disparo, que los cazadores más expertos pueden experimentar. Aquí se ve un trofeo excepcional, el mejor trofeo francés , que pesa 703,5 gramos, y mide 25,5 cm por el asta principal. A partir de la frontera borrosa entre Asia y Europa, la especie duplica su talla, según una regla inexplicada que hace que aumente la corpulencia de los animales conforme se va hacia el este – lo que también es verdad en África.

Si es frecuente encontrarse con un corzo, no lo es dar el gran Ciervo Rojo que los hombres nombran, por eso mismo, “ el fantasma del selva”, por lo que es muy raro tener una visión en unas condiciones buenas como aquella.

Este ciervo, que huye del observador sin pánico, es, para un experto, un monumento de la naturaleza; en efecto, es fácil de reconocer, por su silueta y su porte de cabeza, que es muy joven, - lo que, dada la calidad de sus astas, será un récord tal como muy pocas personas tendrán la ocasión de ver en toda su vida.

En el momento del bramido – cuando en todos los valles retumba los graves gritos de desafío de los machos – es, cuando conviene acercarse silenciosamente y respetuosamente a los ciervos, lo que, debido la tremenda violencia de sus combates, puede resultar peligroso – sobre todo de noche- para el mirón de sus amores.

El vigor sexual del ciervo tiene como dar complejos al mejor semental humano; sin duda por esta razón el velludillo de sus astas se recoge, se pone a secar y luego se machaca en un polvo fino, para constituir un afrodisíaco muy apreciado, sobre todo por los asiáticos.

Este animal siempre ocupó un lugar importante en las representaciones imaginarias de los hombres, ya que sus astas- que caen y rebrotan todos los años- hicieron de él el símbolo de la reencarnación del alma para los celtas, bajo la forma del dios Cernunnos a quien rendían culto, del que la San Huberto de los cristianos sólo es un pálido reflejo.

Contrariamente a una idea muy corriente, la caza mayor en Europa occidental no está en vía de extinción sino en expansión, y por lo tanto alcanzó unas densidades muy elevadas en la mayoría de los países, incluyendo a Francia, de lo cual se quejan a veces los silvicultores y agricultores de los campos limítrofes, y a que causa unos daños que los cazadores reembolsan.  
wLos jóvenes actuales dicen que “la naturaleza es algo nulo”, traduzcan que se aburren en ella, lo que al fin y al cabo es lógico para una generación criada en el jaleo y la excitación constantes de los videojuegos. Pero yo, a pesar de los miles de horas que pasé tanto en la selva como en la sabana, jamás me aburrí allí (come es, pues, posible aburrirse en el campo ante la interminable uniformidad de unos campos de maíz o remolacha&), y mi único afán siempre fue el de volver allá cuanto antes.

El cazador que se levanta mucho antes del día, o incluso las noches de luna llena, sólo sueña con la Aventura que le espera !

Hay que decirse que las emociones que va a conocer – en una selva donde viven osos, lobos o bisontes como todavía los hay en los países del este, o incluso donde nosotros, en contacto con los ciervos y jabalís – superan con creces las de todos esos juegos virtuales para “Serf-Velles”! Además, sin hablar de los grandes animales con los que es difícil encontrarse, porque esto requiere mucha habilidad, el bosque encierra para el cazador miles de maravillas, que mantienen alerta sus sentidos, y van desarrollándose ante sus ojos deslumbrados como un cuento de hada. Los colores, ruidos, olores, le solicitan sin parar; todo llama constantemente su atención curiosa, aunque el día, que siempre acaba saliendo, aclara muchos misterios&
&como aquella presencia mas arriba.... & o ese ruido molesto&

aquellas perlas de luz que, al acercarse él, se convierten en gotitas de rocío en una telaraña,

aquel puntito rojo, . que se convierte en una espléndida seta 

Pero más allá de la contemplación constante de la naturaleza, el objeto de su deseo es, antes que todo, el animal mas potente de nuestros bosques y el único en Francia que sigue siendo peligroso:
El jabalí

Le sanglier charge-t-il l'homme ? Oui, s'il s'agit d'une laie avec des marcassins au nid, ou en bas âge, oui s'il est blessé ou rendu furieux par des chiens, mais en circonstances ordinaires, la réponse est non. 

El jabalí es tan inteligente y prolífico – sin animales de rapiña su población aumenta unos 300% por año – que incluso en unos tiempos recientes, hasta en 1972, cuando se lo consideraba como un animal nocivo, es decir cazado y cogido en trampas día y noche, 365 días al año, los hombres nunca consiguieron eliminarlo, por lo que está presente en todas partes, salvo en Inglaterra, ignoro por qué.
La presencia de los animales y plantas en la Naturaleza, hace que el hombre nunca se sienta solo en ella, así como tantas veces ocurre en la ciudad.

 
“Nunca podríamos acabar de describir la suntuosidad de la Vida que poco a poco se desarrolló , desde que hace dos millones de años inventó la reproducción sexuada; es aquella maravillosa diversidad la que el hombre intenta destruir hasta sobre sí mismo a través de la clonación presentada cual progreso ¡Ese progreso en realidad es una regresión a la fase de reproducción de las amebas!”
Ampéwi Nunpa
Retorno al sumario.
 
II - Unos animales y unos hechos extraordinarios.

Unos jóvenes Cob Defassa que fotografié en la República Centroafricana.

No puedo pasar revista a todo cuanto observé, pero déjenme describirles, a pesar todo, aunque demasiado brevemente, lo que más me sorprendió, me desconsoló , o que admiré por cualquier motivo. Puntualizo que lo estoy evocando en el orden en que me surge...

 

En mi jardín hay unos colibríes, con un cuerpo pequeño cual avellana, que no me canso de admirar, ya que aletean tan rápido en el mismo lugar para libar, que dan la impresión de estar suspendidos en al aire por milagro.

 

Pero el hombre no siempre respeta los milagros...

wLa destrucción de las ballenas , como este espléndido Megáptero, no se debe sólo a la caza, como se suele creer, sino también al que ya no pueden comunicar entre ellas por infrasonidos y así darse citas amorosas y en consecuencia reproducirse, por culpa de la contaminación sonora en todos les océanos y porque las ballenas se embarrancan – igual que los delfines – al perder el sentido de la orientación por el uso que hacemos de técnicas y armas con microondas. Otros piensan que el ejército americano las mataría así a propósito; yo no sé qué pensar de ello, pero mientras tanto los naufragios de cetáceos se volvieron frecuentes.

wAlgo más que revienta el corazón : tome esta foto en 1984 de una charca en R.C.A, donde había contado unos 300 hipopótamos, y cuando volví allá mismo en 1989, quedaban tres! Los demás habían sido exterminados para la venta de su carne por unos cazadores furtivos sudaneses en los mercados de Jartum. He aquí une de la consecuencias del reparto voluntario y de las ventas masivas de armas de fuego por el Occidente al tercer Mundo. Ese furtivismo industrial hace estragos por todas partes, y está por destruir a la gran fauna casi en su totalidad, en otra parte que Europa y Norteamérica.

 Pero no todo es tristeza. 

wMe sorprendió el que los Tejedores, que construyen estos nidos colectivos en África, prosperan en muchos lugares; este nido, por ejemplo, protege unas 3000 aves, ya que el árbol es inmenso.

wLa protección de los castores incentivada a principios del siglo XX por un mestizo escocés-iroques llamado Grey Owl, (leer su best-seller ‘Relatos de la cabaña abandonada") cuando la especie casi estaba extinguida, tuvo en Canadá tanto éxito como su obra- como aquella represa, que fotografié desde nuestro avioncito: subió de más de dos metros el nivel de los lagos que crean por todas partes, y extendió la superficie de agua en unas proporciones gigantescas.

Y la caza ¿ me dirán?

wHice cazar y matar estos dos jabalís gigantes – su carácter salvaje salta a la vista – en lo que fue mi propiedad en Francia. Fueron el fruto de una gestión paciente y selectiva, todo la inversa de la de las cazas comerciales donde se sueltan unos cruces de jabalí y puerco desprotegidos (pues no conocen ni el territorio, ni siquiera la libertad) – apenas el día anterior a su masacre. La Enfermedad Mundial $atanica también afectó la caza, que se convirtió en ca$a. El culto del dinero la desvirtuó todo, incluso aquella actividad: no busquen por otra parte las razones de su probable antipatía por ella. La caza no es eso que ven hoy: cuando en mi niñez mi padre y yo íbamos a cazar, era para matar una liebre si es que teníamos unos invitados, o dos como máximo si había mucha gente para comer: y aunque fuera fácil entonces, nunca jamás se le hubiese pasado por la mente matar uno mas de la necesario! El espíritu de lucro y los congeladores llevan la culpa de la irreverencia actual hacia la caza, como desde luego hacia cualquier forma de vida. Ya que el humano también se convirtió en una simple mercancía.
El león.

Dos veces salí de caza en R.C.A para matar a un león con un arco, pero tuve que cambiar de idea pronto y definitivamente, ya que in situ me di cuenta de lo vulnerable que me hallaba frente a ellos. Cazados deportivamente a pie, los leones siempre son unos animales muy peligrosos; de hecho mataron a muchos cazadores; a algunos conozco yo mismo (entre los que uno sobrevivió, pues el león, creyéndolo muerto, al no tener gran hambre se conformó con comerle una nalga, lo cual a pesar de todo le quitó dos kilos de carne!). Esto es lo que vuelve la caza apasionante :o)

Hay varías maneras de cazarlos:

Aproximándose hacia ellos a pie

1 Por el sonido: cuando rugen se los oye desde muy lejos,

2 Por los buitres: al observar et cielo, por la conducta de los buitres sabemos si los leones mataron y dónde. Lo cual a mi me valió el darme de narices con una leona y sus cacharros en unas pajas altas de tres metros !

3 Rastreando: buscando su rastro y siguiéndolos, lo que protege de una embestida repentina, como a mi me pasó en el canse del río del Bar Khadam.

O la vista,
4 Buscándolos desde un vehículo, lo que es posible sólo en los lugares muy despejados, y luego acercándose de ellos a pie, una vez ubicados. Lo cual e muy aleatorio los han visto al salir Ustedes con el vehículo.

Por ultimo,

5 5. Al acecho, mediante un señuelo. Los señuelos son, en este caso, una sencilla pantalla de paja trenzada, puesta en el suelo, integrándose lo mejor posible en el paisaje. Se va al acecho a noche cerrada, contando con qué los leones ni nos huelan ni nos oigan. Lo que no excluye una embestida del león en esa simple tapadera de hierbas que no sirve para proteger sino tan sólo para disimular al cazador y a los rastreadores.

Unos cobardes orgullosos, pero ricos, van a “cazar” el león en los llanos de Tanzania, allí lo disparan desde un coche todo terreno muy distante, lo que es fácil con una carabina con calibrador, para dejar luego que el guía se las arregle solito con el remate, si es que hirieron al león! Pero está prohibido en otra parte , ya que eso no es caza.

Por mi parte había decidido matar a un solo león en toda mi vida, siempre y cuando se pareciese a aquél de la foto, y ya que nunca le encontré&,pues, nunca maté a ninguno! La caza del león-salvo en unas condiciones artificiales-siempre pone nuestra vida en juego si se comete alguna falta, e incluso sin falta, prueba de ello es que en tres ocasiones por poco me mataron! Desde entonces, admiro mucho más a los Masays, quienes – para proteger sus manada- los combaten con unas simples azagayas, así como pude en el canal Discovery. Es cierto que si los 6 Masays lograron matar a dos de los tres leones, éstos por su parte tuvieron el tiempo de matar a uno y lisiar a otro muy gravemente; no es deporte de niñas !

 

Cette peinture de Robert Bateman illustre parfaitement l'émotion magique créee par la vision de ce grand cerf traversant un layon forestier en hiver

Pero solo hay eso en la caza ? 

Por cierto que no ! Al contrario de las emociones fuertes proporcionadas por los animales peligrosos, y de la capacidad – así como de los esfuerzos sobre uno mismo- que es preciso despegar, la vida del hombre cercano a la naturaleza también rebosa de mil descubrimientos, de ternura y admiración.

 

wComo la que experimente al descubrir a este cervato de gamo, sorprendido por mi presencia- porque joven e inexperto – al salir de este espeso bosquecillo de encimas...

w O ante el espectáculo fabuloso de los ciervos axis cuando bailan de pie en las patas posteriores para jugar. Un evento tan raro, que jamás pude fotografiarlo, pero cuya autenticidad aseguro.

wO viendo a la jabalina muy inquieta por sus jabatos que imprudentes se lanzan en descubierto, por su prisa de jugar fuera del espeso matorral de enebros picantes&Cuando sus cacharros tienen aquella edad, para protegerlos las jabalinas fácilmente embisten a cuantos vean; son unas madres muy buenas y un peligro para cualquiera, incluso para los paseantes que salen de los caminos trillados. Varias veces casi me atropellaron. ô;è)?

  wO al ver asombrado aquel vuelo de aves que acompañan la digna andanza de este noble kudu, nunca supe por qué. Los Kudus son para África lo que los ciervos son para Eurasia, pero en la hora caliente en la que se toma la foto - reconocible por el débil largo de las sombras – suelen protegerse de los ardores más fuertes del sol.

w O sorprendido por el vuelo estrafalario de esta enorme avutarda en una zona totalmente árida. Mientras sus primas de Europa casi desparecieron por completo, las avutardas de Africa abundan todavía.

  Los Oryx.

A veces sonrío, como ante el asombro evidente de estos Oryx Gemsbock, que ahora me ven apenas, mientras yo observo su venida hacia mi desde el horizonte.
Pero también hay cosas muy raras en la Naturaleza.

w ¡Como podría creerse que existen unas ranas tan gordas? Sin embargo es verdad!

 

“Para qué la gente chiflada (“marteau” martillo en argo francés) no tiene cara de martillo (“marteau”), mientras los tiburones martillos no están chiflados?”.Explicación: es lo que quisieron saber dos investigadores, Stephen Kajiura y Kim Holland, de la Universidad de Hawaï, en Manoa, sometiendo a prueba unos tiburones martillos. Descubrieron que la forma característica de la cabeza de estos animales los ayuda a ubicar y capturar sus presas más fácilmente: sus ojos distantes le ayudan a estimar las distancias mejor. La cabeza del tiburón martillo es característica: aplanada, estrecha, y formada por unos lóbulos carnosos laterales que llevan ajos y narices en su extremidad.

 

wY este, no?! Cuando lo vi correteando-una sola vez en mi vida, en Namibia-tan grande como un cerdo, con sus orejas de liebre y su rabo de rata, creí sufrir una alucinación, pero sólo era un oricteropo que vive bajo tierra y se alienta de comejenes cuyas “U.V.A” despanzurra con sus potentes garras.

El Águila Heráldica.

 

¿Cómo pues hacen las aves de rapiña par ver mejor que un hombre que usa unos prismáticos que acercan veinte veces?

w¿Por qué pues los bubalos son tan estúpidos, que es un juego de niño acercarse a ellos, y matarlos hasta con un arco? Habrían sido creados para que hasta los depredadores mas idiotas tuviesen una oportunidad de comer?

w¿Cómo puede ser que, a pesar de sus mímicas graciosas , los chimpancés sean unos seres crueles y lúbricos, por mucho que pretendan sus amigos? (Yo vi un gran macho arrancando el recién nacido de una hembrita de su grupo para matarlo y devorarlo con toda la gana, peleando por su carne los otros machos; y un amigo mío JPV, que criaba varios, se hizo cortar en un instante tres dedos de la mano derecha por los dientes de una mona que lo quería, en una crisis de celos,-dedos que a continuación compartió con sus amiguitas-. Será por eso, que los consideramos con benevolencia, y al parecer con toda la razón, como unos primos?

Sobre ese punto, dicho de paso, si bien es cierto que por todas partes la naturaleza nos deslumbra por su magnificencia, y evidentemente sólo puede ser la manifestación sublime de una Fuente-Madre de todas las cosas – un poder inmenso, presente en cualquier parte- que podemos intentar definir como “Conciencia-Vida-Energía”, por el contrario en ninguna parte nos muestra bondad en el sentido humano del término.

Es evidente, por ejemplo, cuando se sabe que algunos tiburones vivíparos salen de sus huevos dentro del vientre de la madre, pero no al mismo tiempo, y luego los primeros nacidos, por lo tanto más gordos, se apresuran – si lo logran- en devorar a sus hermanos y hermanas más jóvenes de algunos días, en el mismo seno de eso que sirve de útero! ¡Se filmó en el vientre de hembras vivas ¡Esa competición salvaje y sinistra dura hasta el parto en agua libre. Ese canibalismo familiar intrauterino no tiene ninguna explicación racional, salvo la ferocidad de su naturaleza.

La palabra “Amor Universal”, actualmente tan de moda, nunca ha sido empleada por aquellos grandes maestros que fueron tanto Lao Tseu como Buda o Jesús llamado de Nazareth – y esto simplemente porque un concepto resultando de un pensamiento infraconciente no puede aplicarse a la Supraconciencia.

 

w¿Y cómo puede ser que el pelaje tan llamativo de las cebras, sin embargo los hacen casi invisibles desde lejos, mientras los vemos en el sitio?

 

L'arche de Padule se trouve à la sortie du défilé de Tavignanu. xNo sólo las plantas o los animales, sino el paisaje es un tema de asombro y cuestionamiento constantes! Por ejemplo: qué sucedió con aquella roca extraordinaria, sobre la montaña corsa, para que estuviera así tallada naturalmente en forma de arco?

wwIII - Los peligros objetivos de la Naturaleza.ww

Dos opiniones se enfrentan : para unos, la naturaleza es un medio ambiente muy hostil poblado de animales terribles o venenosos, donde en cada instante se corre peligro de muerte; mientas que para otros – bajo la influencia de los ecologistas o de películas que carecen de objetividad- el peligro virtualmente sería inexistente, incluso nulo; además hay algunos cazadores quienes, para presumir de valor, exageran los peligros que no conocieron. ¿Qué hay en realidad?
Digamos inmediatamente que el peligro mayor en la selva virgen o la sabana, primero es extraviarse, por lo que no se puede prescindir de un guía competente.

Con o sin guía, es necesario tener conciencia de su itinerario de marcha en todas circunstancias, por lo que hay que: 1°: conocer la posición del sol, o de las estrellas, con relación con el cuerpo ,2° tomar unas señales visuales y 3° darse la vuelta de rato en rato, para ver a qué se parece el paisaje visto desde el sentido inverso, el que se tome al volver.

En un medio abierto como la sabana, es útil caminar desde una señal precisa hasta otra señal precisa, escogidas en el recorrido, y memorizadas conforme se avance: una roca, un árbol peculiar, etc&En un modo cerrado, como la taiga o la selva tropical, hay que hacer como el Pulgarcito, es decir crear uno mismo las señales, por ejemplo cortar de vez en cuando la corteza de los troncos de árboles, o romper rompas. Brújula y mapas son útiles, pero no remplazan este saber.

¿Si estáis perdidos, qué hacer? Respuesta: sobre todo no quedarse dominar por el pánico, usar la cabeza, reanude su rastro al revés, siguiendo sus señales. Si pierde, a pesar de todo, la huella o la señal, lo que normalmente no ha de suceder, vuelva al punto de donde estaba viniendo, allí identifique un centro visual preciso, luego vaya en búsqueda de la señal perdida, describiendo unos círculos concéntricos a partir de este centro. Después de cada intento vano, vuelva a salir desde este centro. Como esté atardeciendo, no insista. Duerma in situ, que por esto no va a morir. Vuelva a empezar, repuesto y en forma, a la mañana siguiente,-que con paciencia sólo puede encontrar su rastro de nuevo. En algunos casos, subir a lo alto de una colina, si la hay, puede ayudarle a saber donde se halla, siempre y cuando se esté seguro de identificar lo que se vea.

Después de este peligro viene el de los insectos y serpientes. Hay que saber, por ejemplo, que en Australia una pequeña mígala color mostaza, de 2cm de diámetro, lo llevará al Paraíso de los cazadores en unos pocos minutos. La única manera de precaverse es el ser intuitivo, muy observador, y desconfiar a priori de lo desconocido. ¿Le intriga una bonita hoja cosida? No la abre con los dedos, hay que usar un cuchillo (fue lo que dije a mi hija, que suponía que iba a ver una hormiguera dentro, pero en realidad lo que había era la famosa migala!). En cuanto a las serpientes, no basta con vigilar sus pies, sino que se debe estar consciente también de lo que hay más arriba de uno : en las ramas.

Todo aquello requiere una concentración permanente, que solo por la experiencia se adquiere.

Por la noche se precisa un mosquitero para dormir, y controlarlo todo antes de acostarse; luego por la mañana nunca piense en calzarse sin haber averiguado si sus zapatos están vacios de bichos.

A continuación están los grande animales, los muy peligrosos no son plétora, yo sólo mencionaré los más terribles, que son el cocodrilo “porosus”, que a Ud lo considera cual simple merienda, y el oso marrón, sobre todo el grizzly, que mata o hiere a muchísimas personas todos los años. Los grandes felinos, salvo el tigre que caza al hombre, no son peligrosos sino cuando se los inquieta tontamente, y finalmente más vale que tenga cuidado con los grandes bóvidos salvajes.

Por fin recuerde que cualquier gran animal herido es potencialmente peligroso, por eso un gran animal de caza caído en el suelo nunca debe suponerse muerto, aunque haya dejado de moverse. Se acercará Usted siempre por detrás, nunca con un arma descargada, y esto por si acaso hay embestida.

Según la ética de la gran caza – que yo siempre respeté- un gran animal de caza herido nunca se debe rematar en el suelo, salvo si se trata de un peligro mortal para Ud. Hay que rematarlo con arma blanca, para lo que no basta un puñal de boy scout : se necesita una larga y robusta cuchilla.

Si el animal es muy peligroso, como el oso, espere siquiera media hora antes de ir a buscarlo.

Todo esto puede parecer impresionante para los lectores, pero en realidad los encuentros con el peligro son muy raros, y con un poco de sensatez se puede evitar, por lo que hasta en la sabana conviene estar siempre tranquilo. Una cosa más:”a lo mejor piensa Ud que es duro lo que acabo de escribir, pero digame sinceramente : la vida con los humanos en la ciudad acaso no es peor ?

Retorno al sumario.

IV - ¡Dos criaturas rarísimas!

El Barbirusa.  

w

w El barbirusa es un suido , como les jabalís, pero sus defensas crecen de manera muy sorprendente, en especial porque las superiores atraviesan las carnes y el cuero para salir de su cabeza con la apariencia de los cuernos de una gamuza, si se quiere. Procede de la isla de célebes (o Sulawesi), de Indonesia, de las islas Togian y Sula y de la isla Buru en Moluques.

Se creía que la especie había desaparecido; volvió a descubrirla un famoso guía de caza francés a quien conocí, Maurice Paty, quien dedicó veinte años de su vida a aquella búsqueda increíblemente difícil cuenta habida del acceso a los lugares donde por fin encontró su Trofeo, para decidir finalmente de dejarle vivir y conformarse con sacarle fotos. Este gran hombre ha muerto.

xxEste cráneo de barbirusa ha sido tallado en el siglo XIX° con fines votivos, o rituales, por los Dayaks de Kalimentan; pertenece a un amigo, quien de mala gana va a venderlo; si le interesa, pongase en contacto conmigo.
Vuelta al sumario.

 Oda al Teckel.

Le Teckel, malgré sa petite taille, est d'un courage extraordinaire, il s'attaque à tout y compris les buffles et les grands félins.

Quien vivió con un teckel ya no puede prescindir de aquellos perros de carácter tan independiente como el de los gatos. Tuve mas de 25 teckels, pero mi preferido fue éste, que se llamaba Rak; después de su muerte accidental lo lloré mas de la que jamás había llorado la desaparición de cualquier ser humano. La que un teckel -un animal de apenas 8 kilos- es capaz de hacer es incomprensible para cuantos no hayan tenido ”poseer” no se puede decir a propósito de este perro, dicho sea un modo de preámbulo !

Así, pues, en breve, un teckel -como Rak- es capaz de esto:

Si le hablan de manera descortés o dura, se molesta, pasa de Usted, y desaparece en un escondrijo, en una palabra “le quita la palabra”. Su enojo puede durar varios días, o hasta que Ud le haya pedido perdón.

No acepta otra comida que la de Usted; aun cuando le sirviera filete, si no lo come Ud, él pedirá la misma cosa que ve en su plato !

Hace espontáneamente cuanto Ud desea, pero si Ud trata de imponerle lo que sea, su testarudez hará que a lo largo, Ud es quien renuncie, pues nunca obedece ninguna orden, a no ser que le parezca justificada.

Jugaba a la pelota con mis niños, la cual es corriente en los perros, pero la cogía con las fauces para devolvérsela después con la nariz, lo cual lo es mucho menos !

Le gustaba dormir en nuestras camas –aunque se lo prohibiese, en cual caso él entraba a la cama y se tumbaba de espalda – como un ser humano lo hiciera – y se subía la manta para taparse hasta el cuello! Semejante forma de desobedecerme, hacía desternillarse de risa a mis dos niños.

Su valor no lo iguala ninguna criatura más de la tierra : es capaz de matar un perro pastor alemán si ese lo ataca (lo cual ocurrió al perro de mi vecino con Rak); he visto a mi perra Minnie teniendo a raya un tigre adulto, evitando a la par sus garrazas, pues ése estaba airado. Cuantas veces he visto saltar unos grandes jabalís con un teckel mío colgado de la oreja, del cuello !

Sirve para todas las cazas y se les impone a pesar de su pequeñez; vi a ese perro corriendo tras una manada de toros en Camargua que él había cazado y hecho huir! Gracias a estas características, con él se puede cazar de todo, desde el ratón hasta el elefante.

En una batida, si Ud lo suelta desde el puesto donde esta sentado, es capaz de ir a por los jabalís y traerlos – ¿cómo lo hará? – hasta Usted. Así es cómo, con Rak, maté a tres en un solo día. Al acabarse la caza, los amos de grandes perros de montería, quienes por la misa mañana se burlaban de mí y de mi “salchicha” cuando llegué, nos consideraron con una mezcla de respeto y estupefacción.

Las posesiones de Usted las vigila ferozmente, ya sea la caza recién matada o el coche. Por cierto en Alsacia, un bueno mozo de 24 años que no se lo creía acercándose a mi corzo, hubiese perdido los testículos si a Rak no lo hubiese bloqueado su correa.

Nunca se extravía. Si su teckel se lanza tras un ciervo, prepárese a que esto dura horas y horas. En este caso, deje alguna prenda suya en el suelo y vaya a sus asuntos. Bastara con que vuelva a la tarde a por su chaqueta o abrigo, y encontrará a su teckel sentado encima y aguardándole tranquilamente.

Es compasivo y percibe nuestros estados emocionales : si está Ud triste, espontáneamente vendrá a consolarle ; si está de humor alegre él vendrá a Ud para jugar.

Los verdaderos cazadores europeos veneran a todos los teckels.

¿Cuantos seres valen lo que un teckel?

 Retorno al sumario.

V - La enseñanza de la Naturaleza.

Cette photo représente des Capra Hispanica, ou bouquetins d'Espagne. C'est un trophée extrêmement convoité, malgré ce - ou gràce à cela ? -  l'espèce est prospère.

IV - 1 La caza es un modo de vida alternativo y enriquecedor.

La nostalgia de mi vida anterior de cazador marcó toda mi existencia actual. Toda esta vida presente sufría al vivir y trabajar en la ciudad por necesidad, sufrí al estar solo en mi búsqueda, sin dar nunca con una compañera que compartiera mi gusto por la vida salvaje y libre, por los grandes espacios.

Dos veces casi me escapo. La primera, en 1981, cuando Francis White Bird me propusó que fuera a vivir donde los Sioux, explotando allí una gran caza con unos guías indios, y a que todavía cuentan con : bisontes, antílopes, musmones, osos& Y otra vez en 1987, cuando, asesorado por mi amigo Balan de Australia, por muy poco no compré, a un precio increíblemente bajo (para Francia) un rancho de 24000 hectáreas a una hora y media de Darwin – Nothern Territory. Dos veces me sacrifiqué por mis mujeres que no querían seguirme. Me equivoqué, pues hay que realizar sus sueños- y ahora mis hijos serían más felices en un amplio territorio suyo.

Como fuera, me iba de caza lo más a menudo posible. Aquellas caza – y la relación con la tierra que me daban – me enseñaron unas cosas extraordinarias sobre los animales, puesto que por gusto soy mucho más naturalista que matador. Viví en Europa occidental y oriental, en África, en América del norte, en Australia, miles de horas de dicha observándolos y siguiéndolos aprendiendo sus ardides para frústralos. Aquellas salidas me procuraba, la fuerza de proseguir mi trabajo. Pero siempre tenía que volver, dejar los grandes espacios. ¿Cuántas veces lloré? Las vueltas a la ciudad me resultaban insoportables.

Aquellas cazas me afinaron interiormente. Gracias a ellas, adquirí unas calidades de paciencia, autocontrol, observación, finura, precisión, resistencia física,, valor, espíritu de decisión instantánea, intuición, e instinto, que unos urbanícolas no pueden conocer. La conquista de estas calidades me cobró toda una vida, de tan difícil que es el noble ejercicio de la caza para quien lo practica con todas las reglas del honor. A menudo, sobre todo cazando con arco, desesperaba de lograrlo. Desde que casi en todas partes cazamos con fusil, los animales se han vuelto tan salvajes! Sus sentidos e intuición son de todas formas muy superiores a los nuestros y subestimar un oso, un león o un búfalo, un jabalí o un ciervo, o incluso un simple antílope como el óryx, puede revelarse extremadamente arriesgado para el cazador ignorante. Cada año unos cazadores mueren, matados las más veces por unos búfalos, leones, leopardos, osos o crocodilos, por haber ignorado las normas de conducta que se deben guardar : también mueren por unos accidentes causados por un número increíble de atanes que se las dan de Rambo, porque una democracia laxista los autoriza a cazar sin competencia parra ello.

Ce tigre bondissant fut photographié par un chasseur illustre Mr François Edmond-Blanc depuis le dos d'un éléphant, au cours d'une des battues que les Maharadjas organisaient en Inde au début du siècle passé.
Estas cazas también me permitieron vivir al lado de unos pueblos admirables, poco marcados por nuestra civilización. Nunca encontré primitivos entre ellos. Esta gente ha seguido unos caminos de evolución diferentes de la nuestra, eso es todo. También ellos son civilizados : a menudo más limpios, siempre más educados, más alegres y sobre todo menos agresivos que nosotros. ¿Por qué el hombre blanco quiere siempre y a toda costa que el mundo entero se ajuste a sus prejuicios y adopte su modo de vida? Los pueblos cazadores tienen sus competencias propias. Hay que cazar con un Buschmen, un Youlou, un Pigmeo Baminga, un aborigen australiano o un Indio para comprender hasta qué punto somos nosotros unos degenerados:
Somos unos ciegos en un medio ambiente que para ellos es como un libro abierto. ¡Hay que ver cómo los africanos rastrean, y leen unas huellas a menudo invisibles para nuestros ojos! ¡Cómo ven instantáneamente, a simple vista y unas distancias increíbles, una caza que nosotros sólo descubrimos a duras penas a sus indicaciones y a nuestros prismáticos !

Físicamente somos torpes y carecemos de resistencia. He visto a un Yulu , enviado por mi guía y amigo, a buscar socorro (pues antes de llegar a nuestro campamento, pasando un pequeño barranco, habíamos roto la barra de acoplamiento del remolque que contenía todos nuestros utensilios) a Djallé (RCA), un pueblo a 150 km de allí, volviendo en coche dos días más tarde por la mañana; había recorrido toda esa distancia a pie en dos días y una noche, sin detenerse, sin comer ni beber nada o casi.

Hemos perdido el sentido de la orientación : un aborigen australiano , que había ido a Francia con Balan, podía desde el corazón de su sabana mostrarnos la dirección exacta de Paris, a 15 000 km de allí! Un Africano, al cabo de 8 horas de rastreo tortuoso tras unas antas de Derby, es capaz de salir corriendo recto en la buena dirección y de volver poco tiempo después con nuestro vehículo, que siempre supo ubicar, incluso en un terreno de caza nuevo para él.

Ya no sabemos curarnos con la naturaleza. En Centroáfrica, una hermana católica que atiende una posta sanitaria donde los pigmeos Baminga, rechazó mi oferta de medicinas, explicándome que no los necesitaban, ya que conocían todos las plantas necesarias para curarse, y gracias a ello gozaban de una salud perfecta. Ante mi gran asombro, esta monja me dijo que mandaba a los enfermos negros que acudían a la posta, a que el brujo los viera, pues sus medicinas eran mejores que las nuestras! Los pigmeos a lo sumo recurrían al cirujano en caso de accidente. No se sorprendió la joven negra que me acompañaba; me explicó que en su país los médicos oficiales colaboraban con los “brujos” en los hospitales, para mayor bien de los pacientes !

Hoy nuestra decadencia intelectual y moral hace que también sobre la caza sólo tenemos unas ideas falsas.
¿Por qué?

La caza no es un deporte, sino antes de todo un modo de vida – otra relación con la tierra, y una escuela que desarrolla las calidades del cuerpo, del espíritu y el alma. Basta con practicarla para comprenderlo. Los pueblos cazadores adquirieron virtudes individuales, y sociales también, que todavía hoy podemos observar en ellos.

“Para el Indio todo acto tiene un sentido metafísico, especialmente la caza, a la que dedica tan grande parte de su tiempo. Perseguir y matar un animal, son dos acciones que los Indios contemplan como dos aspectos al parecer opuestos, pero complementarios : matar simboliza la destrucción de la ignorancia, pero también representa un contacto con el Gran Espíritu. Este último significado explica la importancia ritual del rastro, ya que rastreando un animal se está ritualmente – o sea virtualmente – en el camino que conduce a Wakan Tanka; hallar la presa, en medio de las dificultades y los peligros, equivale al encuentro con el gran Espíritu, lo cual es para todos los pueblos tradicionales la meta de la existencia”

( Hehaka Sapa - Joseph Epes Brown)

La caza nos es una economía “primitiva”. Esta economía es el fruto de unas innumerables adaptaciones en una duración inmensa en el tiempo; es tan compleja como la nuestra y requiere un enorme espíritu de observación, un enorme respeto de la naturaleza, una enorme disciplina. Conlleva unos conocimientos amplios y una ordenación muy fina del territorio. Permitió que la humanidad actual se desarrollara sin destruir el mundo – como lo estamos haciendo – durante al menos 500.000 años. Nuestra incapacidad para comprender esta complejidad, nuestros prejuicios, nuestro orgullo y nuestra mala fe están en el origen de nuestras ideas erróneas sobre esta actividad.

La caza no es una economía de hambruna, sino al contrario una economía de abundancia, ya que la tierra tal como a principios es extraordinariamente generosa.

“Un cálculo reciente mostró que en la parte inferior del valle de Illinois, una parcela de 25km2 (2500 hectáreas, o sea la mitad de la superficie de un hermoso municipio francés) proporcionaba en un año al menos 180 000 celemines de nueces diversas, 50 000 celemines de bellotas, 100 ciervos, 10 000 ardillas, 200 pavos, e incluso 5 osos negros! Añádanse las frutas de estación y miles de conejos, mapaches y marmotas,- y se comprenderá fácilmente porqué la abundancia es la marca de la civilización arcaica (los iroqueses entre otros) del este del país”

"El Indio de América" de Flammarion:

Lo hemos olvidado desde hace demasiado tiempo, y empobrecimos la tierra demasiado en muchos lugares, para creérnoslo, y sin embargo es un hecho! Todos los exploradores europeos, y en todos los continentes, nos informaron acerca de aquella riqueza desaparecida que sólo pide volver.

La caza es una economía de ocio. ¡Deja mucho tiempo libre : en un día un indio Siú podía derribar 3 ó 4 bisontes, lo suficiente para alimentar a su familia durante un año !

"Los llamamos salvajes, porque sus costumbres se distinguen de las nuestras y creemos nosotros ser la perfección de la civilidad; piensan lo mismo de las suyas&Al tener pocas necesidades artificiales, disponen de mucho ocio para cultivar el alma, por la conversación. Nuestro modo laborioso de vivir lo consideran ellos servil y bajo, comparado con el suyo; y la instrucción según la cual nos evaluamos a nosotros mismos, ellos la ven como frívola e inútil."

(Benjamin Franklin - Remarks concerning the savages of North America.)

Vuelta al sumario.

L'affût de nuit est la chasse la plus instructive qui soit car elle permet d'observer des animaux invisibles en plein jour.

IV - 2 El hombre no es más evolucionado que el animal.

Cada especie es el fruto de una evolución muy larga en el seno de un nicho ecológico de un biotopo particular. Los animales – como los hombres- del pasado remoto, eran menos eficientes que hoy. Ya que todas las especies siguieron unas vías paralelas de evolución en su medio ambiente respetivo, los animales actuales son tan evolucionados y perfectos como el hombre, en sus funciones y sitios propios, en el seno de la biosfera. Un mono es algo así como un hombre incompleto, sin acabar como se dice. Vive perfectamente a gusto – y protegido de la mayoría de los depredadores – en la cima de las frondosidades de la gran selva : el conopeo, donde no es de ninguna manera inferior al hombre. Allí más bien el hombre es inferior al mono, ya que es incapaz de acceder a ese lugar y moverse allí sin artificios. Por otra parte el mismo factor de evolución hizo que los animales se especializan más y mejor que nosotros :

Los animales cuentan con unos sentidos desconocidos para nosotros : las abejas ven los infrarrojos, algunos insectos ven el ultravioleta, los murciélagos emiten unos ultrasonidos para detectar en su vuelo los insectos que se comen, los cetáceos se comunican por unos infrasonidos, los peces tienen un órgano particular para captar las vibraciones del agua, las serpientes cazan detectando a distancia el calor emitido por sus presas.

Los sentidos comunes en los hombres y los animales, se desarrollan más en éstos : un oso polar es capaz de sentir la presencia de una foca de unos 30 km, un halcón cernícalo en vuelo a 50 m de altitud puede ver un ratón disimulado en unas hierbas altas, un corzo oye la ramita rota bajo los pasos de un cazador a unos 300 metros.

Sus resultados superan con creces los de los hombres en todo : casi todos los animales corren más rápido que nosotros , mientras un guepardo corre a unos 120 km/h. Los peces, mamíferos y aves del mar nadan más rápido, bucean más profundamente, un mono trepa mejor, las ballenas se comunican a unas distancias de 4000 millas ! etc…

Los animales, por ejemplo los insectos, mamíferos y aves, organizaron unas sociedades complejas que funcionan mejor que las nuestras. Las hormigas, las que con su cerebro minúsculo - al parecer contiene, así y todo, 500 000 neuronas – inventaron, antes que nosotros, el cultivo de las setas en cámara subterránea, la cría de los pulgones en el establo como nosotros la de las vacas, la guerra, la razzia y el esclavismo. Las hormigas, que inventaron todas esas cosas antes nosotros, probablemente sigan existiendo después de nosotros.

La fuerza principal del ser humano, al contrario, es la de no ser un especialista de un solo medio o tipo de alimentación. El hombre supera a los animales en la medida en que es un perfecto generalista oportunista. Les es superior – según nuestra visión – porque a nivel cuantitativo ha desarrollado más el empleo del idioma y las herramientas, así como la capacidad para aprender, inventar y transmitir los conocimientos, de tal modo que logró proliferar y colonizar todos los medios ambientes o casi.

Esta superioridad hoy tiene su revés :

Nos volvimos totalmente dependientes del medio artificial que hemos creado.

El hombre es un animal como otro cualquiera. En absoluto no es nada superior a los animales. Como ellos, come, bebe, duerme, defeca, copula, lucha para sobrevivir, pelea por las hembras, el territorio o la comida, teme perder lo que posee y tiene envidia de lo que no posee, quiere a su prole y vive en sociedad.

El hombre actual tampoco es superior a los hombres del pasado, simplemente es diferente, y en muchos aspectos es inferior.

Pero se distingue de los animales en tres puntos esenciales :

Es el único animal que dispone de una biblioteca cerebral (1) ) 10 000 veces mayor que su biblioteca genética (2) : Sólo el hombre puede conocer el cosmos.

Es el único animal que haya inventado un medio de almacenar informaciones fuera de su cerebro : los libros y, hoy día, las memorias informáticas. Las bibliotecas del mundo contienen millones de volúmenes que representan, según Carl Sagan, 10 potencia (3) 16 à 17 bits (4) de informaciones, o sea 10 000 veces más que en nuestros genes y 10 veces más que nuestro cerebro. Ahora bien, esta suma de informaciones está destinada a desarrollarse más todavía : el hombre es el único en tener por delante un campo de progresión intelectual infinito.

- El hombre es el único animal que pueda conocer unos estados de conciencia religiosos : sólo el hombre puede conocer la Fuente-Madre de todas las cosas: “Dios”. (5)

Aquellas diferencias importantes, son de dos naturalezas : cuantitativa para la primera, y cualitativa para las otras dos.

NOTAS

(1) (1) Nota sobre la biblioteca cerebral : Normalmente el cerebro está formado por unas células activas llamadas neuronas, conectadas entre si por las sinapsis; su número , así como sus posibilidades de conexiones, entre otros elementos , define la suma total de informaciones que somos capaces de administrar mediante el pensamiento o de almacenar en nuestra memoria. El cerebro es si se quiere un ordenador biológico , o el ordenador un cerebro artificial. Su capacidad es, según Sagan, de 10 potencia 15 bits, lo que es enorme y corresponde a 10 millones X mil millones de bits, - pero lo explotamos muy parcialmente.

(2) (2) Nota sobre la biblioteca genética : : suma de informaciones contenida por las moléculas de ADN de nuestros cromosomas, que define todas las características de cualquier ser viviente. Su combinación hace que cada ser viviente sea diferente y único.

(3) Nota : (3) Decir de un nombre que es igual a la potencia 16 significa que se multiplica por si mismo 16 veces , o sea : 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10 X 10, lo cual equivale a : 100 000 000 000 000 000 – o cien millones de millardos.

(4) Nota : un bit es una unidad de información igual a sí o no, cero o 1, es decir la más pequeña existente; por ejemplo, para definir una letra del alfabeto, hacen falta 5 bits; con 10 potencia 6 bits, yo podría escribir un libro de diez millones de caracteres.

(5) Nota: (5) Aunque los animales tengan unas conductas que muestran que tienen conciencia de la muerte, nadie observó en ellos unas posturas religiosas, ni siquiera embrionaria. Sin embargo no sabemos comunicarnos con ellos ; así que puede ser que los mamíferos más evolucionados como los elefantes, pero sobre todo los delfines y las ballenas, que tienen un lenguaje altamente sofisticado, puedan tener unas emociones o unos pensamientos religiosos.

Si se olvida de aquello, el hombre no es más que un animal con forma humana, desgraciadamente es así para muchos ¡ Consideren objetivamente la conducta humana, la mayoría de los hombres se hunde en la animalidad más elemental, ya que sus vidas se centran en la satisfacción de los impulsos más primitivos : el hambre, el sueño, el deseo sexual, el instinto de posesión, la agresividad y el miedo, - cualquier otra cosa estando ausente. En todo eso no hay nada especialmente honorable, ni siquiera propiamente humano.

En realidad la humanidad :

es potencial en el animal, como en el hombre actual (6),

está todavía naciendo o volviendo a nacer (7).

NOTAS

(6) Nota : No por nada los Cheyennes, y otras muchas tribus indias, se dan el nombre de “seres humanos” ; para ellos se trataba de distinguirse de quienes, a su parecer no lo eran. (por ejemplo nosotros)

(7) Nota : El Derecho hace una gran diferencia entre matar a un hombre y matar a un animal. Por mi parte no veo que haya mucha diferencia en el caso de mucha gente, por ejemplo algunas personas con las qué me encontré durante la guerra de Argelia.

El único hecho de poner esta dualidad superior / inferior, que prescinde de la interdependencia de todas las formas de vida, y el de omitir en cualquier reflexión el sentido de lo sagrado propio de nuestra especie, son en si unos graves errores.

Retorno al sumario.

VI - Los animales son gente.

Son conscientes.

¡Esta aserción puede parece muy curiosa a primera vista, y sin embargo es verdadera!

Los animales sienten las mismas emociones que los hombres y tienen las mismas calidades : la necesidad de amar y ser amado, el amor de la prole, el deseo, el altruismo, la curiosidad , la capacidad de aprender y enseñar, el valor, la memoria de los lugares o de los hechos y personas, la capacidad de resolver problemas nuevos y de inventar soluciones, la capacidad de crear y emplear herramientas, la capacidad de adaptar el medio ambiente a sus necesidades. Tienen los mismos defectos : el temor, el miedo, la cobardía, la cólera, el rencor, los celos, la envidia, el egoísmo, la mentira. Los animales pueden ser, en el seno de una misma especie : tímidos o bien audaces, inteligentes o estúpidos, buenazos o coléricos, vivos o lentos, atentos o despistados..
Una madre cocodrilo supervisa la aparición de sus huevos, y en cuánto éstos nacen, se da prisa en transportar los críos delicadamente de la tierra hasta el agua para engañar a los depredadores. Según los expertos, el cerebro reptil no permite las emociones, pero entonces qué será la inquietud de esta madre por sus críos? Sólo puede ser una emoción.

Ojeando unos jabalís, maté un cachorro en un grupo compuesto por la madre y los críos a los que ella encabezaba corriendo. Unos minutos después del disparo, la madre inquieta por el crío que ya no la seguía, volvió para averiguar que pasaba con él. Al verlo muerto, fue a husmearlo, - y viéndome a mí, estableció la correlación inmediatamente y me embistió, lo cual me obligó a matarla también.

Un ciervo viejo, perseguido por unos perros, los lleva – si es que lo puede- hacia ciervas o ciervos jóvenes esperando que los perros cambien de presa, lo que ocurre.

He visto animales de muchas especies dormir sobre los granos que yo les daba de comer, para impedir que los demás se alimentaran ya que querían guardar la comida, a pesar de su superabundancia, para ellos solos!(Mientras que un animal salvaje nunca come más de lo preciso; deja de comer una vez satisfecho. ¡Solo el hombre es glotón!)

Un jabato reclamaba el amor de su madre, la que, por una razón misteriosa, lo olvidaba; a pesar de poder alimentarse solo, el jabalí decayó y finalmente murió, seguro de pena.

Mi perro perdiguero se acostaba debajo de la cama de mi hijo, e impedía agresivamente a cualquier persona desconocida que se le acercara.

El mismo perro, entendiendo que los perdigones que levantaba para mi, siempre volaban fuera del alcance de mi fusil, inventó otra estrategia : darles la vuelta describiendo un amplio circulo, luego ojeármelos encima. Y funcionaba a la perfección !

Los herbívoros no sólo crean sendas por su pisoteo, sino que cortan las ramas que los estorban y tornarían ruidosa su progresión. Del mismo modo los felinos se fabrican sendas forestales de acercamiento silencio.

Un mismo animal puede tener, según los días o los momentos, unos comportamientos diferentes, - igual que nosotros. Hoy está atento y escapa al depredador, mañana que es un lindo día se abandona al placer de la siesta o de una comida agradable, está distraído y se deja matar.

Me pasó a mi como cazador, que aguardara ese momento de debilidad con mucha paciencia; tarde o temprano llega; mataba mucha caza por esta perseverancia.

Conocen su territorio perfectamente, y detectan la más mínima modificación introducida en el medio ambiente donde viven: una sola rama cortada basta para denunciar la presencia de un cazador.

En “Haute-Marne” (región de Francia) estaba ubicando con un amigo a un espléndido corzo pero amputado de una pierna, que salía del bosque todas las madrugadas hacia las 5 y en el mismo lugar. Al ir al acecho tras un montón de leña almacenada allí desde hace mucho, observé que los peones camineros había segado el lindero del camino la víspera. Al salir, el corzo en cuanto vio la hierba cortada, saltó en el bosque y jamás volvió a aparecer allí.

Conocen individualmente a cualquier otro animal ocupando el mismo territorio y se dan cuenta de su desaparición.

¡Un caso extraordinario!

En mi dominio nunca había disparado todavía unos gamos, y aquellos animales procedentes de parques no eran ariscos, sino que estaban prácticamente amansados. Una mañana un cliente disparó e hirió un gamo aislado. Lo buscamos allí en vano. Pensando que no había podido ir muy lejos, cogí el coche y decidí ir a observar a todas las manadas para volver a encontrarlo. A más de 2 km un grupo de gamos, que no había podido ni ver ni oír el disparo, huyó con un terror tremendo a la vista del coche. A partir de aquel día, ya no pudimos acercarnos fácilmente a los gamos. Sabían, ¿y cómo? ¿Será que los animales se comunican entre ellos por unos medios desconocidos?

Por haber matado a menudo un animal en un grupo, sé que al cabo de un momento los demás se percatan de su desaparición, y manda a uno de los suyos para averiguarla. Este conocimiento me permitió matar – con un amigo – dos musmones de un mismo grupo en los “Cévennes” (región de Francia) a unos pocos ratos de intervalos.

Los animales pueden sentir una frustración que los vuelve malos; conocen el aburrimiento y como nosotros sienten la necesidad de romperlo por unos juegos.

Casi todos los animales de mi dominio, pero sobre todo los ciervos y antílopes, adoraban organizar carreras para perseguirse, sin otra meta que la de divertirse y gozar de la vida. Su carrera por los estanques haciendo brotar unos chorros de agua irisados por el sol era espléndido de ver! No sólo los jóvenes juegan, sino los adultos también.

Los animales son telépatas. .perciben las intenciones emocionales peligrosas para ellos. Los Indios dicen que en la caza no de debe pensar : tienen razón.

La chasse qu'elle soit nocturne ou de jour, enseigne l'humilité: ce chasseur n'a pas vu le grand chevreuil qui, à sa droite, lui sait qu'il y a danger.
En Alsacia, en julio, colocado en un “hortsitz” (sede alta) en un castaño a 6 metros de altura, llevaba más de una hora observando a un jabalí que estaba comiendo maíz allí abajo. Decidí matarlo. Instantáneamente y antes que me haya movido – o esbozado apenas el gesto muy lento de coger mi carabina – el jabalí pegó un salto prodigioso para hundirse en la seguridad del espeso abetal. Lo oí alejándose al trote y desaparecer tras la altura. Ni un ruido, ni un olor, ni un movimiento, ni una presencia, ni un animal en aquel bosque seco y ruidoso, nada podía explicar su repentino susto, -sólo que “supo”. Cuando emití el pensamiento de matarlo, este jabalí pudo percibir mi presencia. También vi – sin orgullo- un león embistiendo, con un rugido terrible, nuestro frágil refugio de paja. Por suerte, solo quería intimidarnos y hacernos saber que nos sabía allí. Ni más que el jabalí pudo habernos visto, oído u olido. Hice esta observación tantas veces, que no está permitido dudar que los animales tienen unos sentidos desconocidos.

Conocen la angustia y tienen perfecta conciencia de la muerte, no sólo la suya sino la de los demás.

En mi dominio yo tenía un caballo en libertad, muy agradable a principios? Un día me vio matar a un gamo, que fue a observar detenidamente. Yo lo dejaba hacer. Desde aquel día se volvió peligroso : tan pronto como me veía a mi o a otra persona con un fusil, embestía con furia. Cuando eso ocurre de noche a espaldas suyas, el efecto es sobrecogedor, sé lo aseguro! Mis clientes lo temían, pero no consentí separarme de él, diciéndome que después de todo eso añadía pimienta a la caza.

No queriendo ser más pelma de lo que ya fui, me conformo, muy a pesar mío, con unos pocos ejemplos que justifican mi opinión, pero me quedan centenares más a su disposición! El número y la calidad de los hechos que vi no permite ninguna duda. Basta con observar a los animales para convencerse de que son unas personas y por lo tanto, de igual modo que nosotros, tienen derecho a la vida y al respeto.

 

Nota : si se interesa Ud por la conducta animal “Las maravillas de la conducta animal” de National Geographic Society, en las ediciones Flammarion.

Retorno al sumario.

VII - Todo es conciente, saquemos las conclusiones.

Aquellas enseñanzas de la naturaleza, nos obligan a poner en tela de juicio nuestra visión del mundo y de la organización económica de la sociedad que se deriva, ya que todo es vida, ya que todo tiene un espíritu de un carácter idéntico al nuestro, ya que todas las formas de vida – en mi opinión – tienen derecho a evolucionar por sí mismas hacía sus destinos propios.  
Conviene observar que el hombre cazador – el que respeta a sus presas y sólo mata lo que él estrictamente necesita – es partícipe, como los demás depredadores, de un equilibrio al contrario de lo que hacen el hombre campesino y el urbanícola (8).

Arrogarse el derecho de retirar a un animal cualquiera de su medio ambiente natural para domesticarlo, ya en sí es un daño grave para la biodiversidad : prueba de ello es que los caballos salvajes, los dromedarios salvajes, los asnos salvajes, y los elefantes salvajes de Asia, prácticamente han desaparecido de sus respetivos medios ambientes, tan sólo por el hecho de las capturas con fines de domesticación.

En si, la domesticación es una violación de las leyes naturales, y se vuelve un proceso fundado en la falta de respeto, si es que no constituye una asociación recíprocamente beneficiosa entre el hombre y el animal. De entrada hagamos notar claramente, que el hecho de criar a un animal – es decir alimentarlo y atenderlo – sólo es aceptable si el animal, que comparte la vida con el hombre a quien sirve- ya sea como colaborador, amigo, montura, o proveedor de alimento por su leche o sus huevos- es amado y respetado cual miembro de la familia.

Mientras que criarlo, y en consecuencia hacer nacer en él el amor por su amo, con el fin de matarlo luego para comérselo, o peor aún : hacerlo vivir antes de su condena a muerte en el estrecho cautiverio de los criaderos industriales, son unas monstruosidades intolerables, aunque corrientemente admitidas por unos seres humanos hoy día tan carentes de corazón como de cerebro.

Les chasseurs de la préhistoire ont vécu en harmonie avec la terre des centaines de milliers d'années, tandis qu'il aura suffit de 7000 ans pour la détruire depuis l'invention des socs de charrue.
Este grabado rupestre, de Cueva “dels Cavalls” en Tirig catellón , en España, representa de manera vívida un ojeo de ciervos tal como los organizaron hace más de 12 000 años aquellos cazadores, a los que veo armados de unos excelentes arcos reflejos de doble curvatura – lo cual se deduce de su forma y de la buena penetración de sus flechas – lo que implica que ellos y a habían adquirido el control de esta tecnología muy compleja que asocia la madera, el cuerno, el pegamento y los tendones.
El que estos animales hayan sido ojeados con precisión hacia ellos, se establece por las dos flechas plantadas en el trasero del cervatillo, pues no pueden haber sido disparadas sino por un ojeador o dos.

Tanto como el cazador que intenta matar una fiera desconocida, que tiene todas sus probabilidades de escapársele, acata el orden natural del mundo (9)), el campesino que degüella al pobre cerdo que acarició y crió desde recién nacido, comete un acto abominable de traición hacia él. Por lo que yo cazador nunca pude matar ni una gallina mía siquiera.

En su estado original la Naturaleza es una fresquera perpetuamente renovable sin inversión ni trabajo, en la que los cazadores – homo erectus, luego homo sapiens – se sirvieron durante dos millones de años – al menos – sin agotarla jamás mientras que la anticivilización- nacida con el invento de las rejas metálicas de arado – que hemos edificado hace apenas 7000 años, ya está a punto de extinguirse porque la hemos destruido.

En consecuencia – y en la medida en que nunca es demasiado tarde para hacer el bien – debemos respetarlo y actuar de ahora en adelante lo menos violentamente posible para con las otras formas de vida, así como lo hacían los Amerindios (10). Nuestro mismo destino depende de ello, pues las consecuencias de nuestras ofensas pesan mucho para la humanidad y nuestra suerte individual.

Sólo es tiempo de purificarnos de esos errores multimilenarios.
Ampewi Nunpa

Nota :
Me replicarán : “¡Es un cazador el que habla así!. Si, pero el cazador que yo era ignoraba lo que sabe el hombre que he pasado a ser hoy. Aunque siempre cacé respetando a los animales, sé que, si era legítimo para mí hacerlo aprendiendo, después ya no lo era cuando maté por el placer de las diversiones y emociones proporcionadas por la caza. Para mi (no para Usted que todavía no cazó y debe aprender), hoy día matar ya no sería legítimo sino para comer, aprender más, o protegerme.  

(8) Los que, por una monstruosa inversión de su pensamiento absolutamente ilógico, lo condenan por su “crueldad".

(9) La acata tanto más, cuanto todas las sociedades de cazadores determinaban para sí mismas, en caso de necesidad, unas cuotas precisas de sacrificios. Los siux habían incluso instaurado una policía de la caza para – entre otras cosas – que se respetaran estas cuotas : los “guerreros perros”.

(10) Fuente www.autochtones.com :

"Dentro del circulo, el Hombre reconoce que está en igualdad de condiciones con las especies animales y que todos, humanos y animales, comparten las mismas obligaciones biológicas. Además, el hombre está conciente del rol importante de los animales en su modo de vida y su alimentación. Por eso debe ser humilde frente a los animales y demostrar generosidad y reciprocidad en sus relaciones con estas mismas especies animales. Es cuestión de equilibrio y armonía con animales y el medio ambiente.

Ya que el animal tiene alma, dirigiéndose a ella es cómo el hombre se comunicará con el animal. El hombre puede entrar en contacto con los animales y penetrar su alma por unos medios espirituales, como el ayuno, las medicinas y los rituales. Por su parte el animal establece el contacto con el hombre mediante sueños y visiones. El hombre tendrá estos sueños y visiones imponiéndose pruebas y privaciones que harán crecer su espiritualidad.

Luego de un sueño o visión que presentaba un significado personal o social, podía ser que les Autóctonos lo llevaran todo a la práctica para realizar el sueño en sus más mínimos detalles. De esta manera, el alma no quedaba insatisfecha ni iba a poder causar enfermedades o desgracias en la caza y en la guerra En las ceremonias, rituales y banquetes, a veces se echaba mano de pueblos enteros para satisfacer un sueño encargado por el alma de un animal.

La caza y la pesca eran unas ocasiones privilegiadas para mantener relaciones con los animales. Para guardar unos vínculos armoniosos, los cazadores debían hacer gestos de agradecimiento y aplicar unos rituales cargados de sentido y espiritualidad. A través de setos rituales, los cazadores tenían antes de todo que asegurar al animal que su muerte era necesaria para que sobrevivieran las familias y la comunidad.

Reunidos alrededor del fuego, los cazadores echaban tabaco en las brasas para rendir homenaje a los animales. Además, se cuidaban de no tirar de los armazones de animales en el fuego, para no insulta al alma de estos animales muertos. Por último, muchísimo se cuidaban de que la grasa del animal que cocinaban no cayera al fuego. De esta manera, los animales vivos, puestos al tanto de los hechos por los almas de los animales muertos, no iban a ejercer represalias contra los cazadores, y se dejarían coger en las expediciones venideras de caza.

Las tradiciones y rituales también exigían que se evitara de tirar comida, y se recuperara cada parte del animal. En los ciérvidos, por ejemplo, la carne, los huesos, la piel, los nervios, los cascos y el crin servían para la comida, la vestimenta, la fabricación de herramientas, la decoración, etc. Cuestión de respeto para con el animal. En la tradición autóctona, la caza representaba, y sigue representando, un ejercicio espiritual expresando un respeto profunde de los recursos naturales.

También dotados de una alma, los peces eran objeto de rituales sagrados. Antes de una excursión de pesca, unas ofrendas de tabaco se daban a los peces y al alma del agua para que se dejaran capturar en las redes de los pescadores. En las comidas, el ritual aconsejaba se tiraran las espinas de los pescados al agua y no al fuego, de tal manera que gracias a este retorno a su elemento, los pescados comidos no tuvieran el sentimiento de morir.

Norma general : las ofrendas y acciones de gracia dirigidas a los animales, las más de las veces, los volvían favorables a los humanos. A modo de contrapartida, los cazadores y pescadores podían beneficiarse de sueños y visiones más claras y explícitas.

Además de la caza y la pesca, los animales también ocupan un lugar muy importante en lo imaginario, en los cuentos y la tradición oral de las naciones. Los animales se veneraban además por ser una fuente de enseñanzas, mientras que sus conductas y actitudes se subrayaban, imitaban y presentaban como modelos. En los valores, unos ejemplos de valentía, valor, determinación y normas de conducta procedían de los animales y servían para la educación de los más jóvenes dentro de las comunidades. Finalmente, unos nombres de animales se daban a los clanes que formaban la estructura de varias naciones.

Han sido necesarios siglos, para no decir milenarios, para que se tejieran aquellos vínculos privilegiados entre los Autóctonos y los animales. Aquellas relaciones hombre-animal forman parte integrante de la espiritualidad de la naciones, y son un testimonio elocuente de la cultura ancestral de los Autóctonos de Norteamérica. "

Vuelta.

Créditos :
Libro álbum : "Image du chevreuil"( Imagen del corzo) - ISBN 2.904485.00.7 - (Oquedal y corzo de un año , y trofeo récord de francia)

Libro álbum "La chasse au Grand Gibier en Europe centrale et méridionale" ( La caza mayor en Europa central y meridional) Publica (Capra Hispánica en la nieve)

Libro álbum "Histoire Mondiale de la Chasse" (historia mundial de la caza) de François Edmond Blanc ( tigre que salta en la jungla del terraï)

Libro álbum " Dessins de chasse " ( Dibujos de caza) del admirable artista Rien Poortvliet.

Louis Trémellat (León).

Fuente web, autores desconocidos (águila, heráldica, ballena megáptero, lince, rana gigante, chimpancé, gorila, oricteropo, barbirusa vivo.)

El webmestre para todo el resto :o)

Vuelta al sumario.

 
Sigue: 

Alimentación
Nuestra écología interna
y sus consecuencias externas.

Para seguir, presionar este logo. 

 

 

 

 Participez ! 

Découvrez le challenge de ce site et son Mouvement

Desde el 18 de Noviembre de 2001 usted es la [an error occurred while processing this directive] visita de sens-de-la-vie.com

FastCounter by bCentral

Updated september 25, 2005    

© Autor: Ampewi Nunpa

Comunicación: Françoise